Lesiones: la razón más común para dejar de entrenar. Muchas veces, el motivo por el que más personas dejan su rutina de entrenamiento, son dolencias musculares o articulares.

  • La pérdida general de masa muscular, cuando se suspende el entrenamiento, dificulta y demora la recuperación. 

En esta época del año, todos estamos pensando en ponernos en forma para el verano. Perder peso y hacer ejercicio se vuelven las consignas de los últimos meses, especialmente, para quienes no tienen el deporte como parte de su rutina. Sin embargo, para muchos deportistas, la historia es otra, pues un año entero de esfuerzos y entrenamientos puede estar pasándoles factura, como consecuencia de las lesiones que les impiden continuar con su exigente rutina.

Entre las lesiones más comunes para los deportistas, se encuentran: esguinces o torceduras de ligamentos, desgarres de músculos y tendones, lesiones en la rodilla, inflamación muscular, lesiones en el tendón de Aquiles, fracturas y dislocaciones, entre otras. Para su recuperación, es aconsejable pasar unos días de reposo, hacer terapia y, poco a poco, reinsertarse en la rutina de entrenamientos.

Según Sabrina Meli, entrenadora es normal que los deportistas pierdan masa muscular durante el tiempo de reposo y fisioterapia que requiere la recuperación de una lesión, sin embargo, indica que esto puede evitarse si se realizan ejercicios localizados, que mantienen sin carga la zona del problema y permiten continuar ejercitando otras partes del cuerpo, para mantenerse en forma y dentro de una rutina de entrenamiento.

En la medida que se avanza en la recuperación y cuando la evolución sea casi total, se puede ir incrementando la carga, “el ritmo debe ser de menos a más, realizando sólo aquello para lo que nos encontremos con fuerza. No hay que obligarse a hacer más de lo que nuestro cuerpo nos pide, pues, podemos volver a recaer y no conseguir curarnos del todo”.

La tecnología siempre es una excelente aliada para acelerar los procesos de recuperación de lesiones, “en el caso de la electroestimulación muscular, por ejemplo, la precisión de los estímulos sobre los músculos, permite aislar la zona en reposo y trabajar los que estén sanos. De esta forma, mientras las zonas lesionadas se curan, los deportistas pueden seguir ejercitando los demás músculos, superficiales y profundos, de su cuerpo, y no perder completamente su forma y estado físico”.

Finalmente, una vez que se haya sobrepasado la lesión, es importante replantearse lo que se hace bien y mal a la hora de entrenar, con el fin de no volver a caer en el mismo error que puede significar una nueva lesión. Es necesario realizar un entrenamiento acorde con nuestras capacidades, de nada sirve un sobreesfuerzo o utilizar cargas superiores a nuestras posibilidades.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *